¿Qué es el dolor lumbar?

El dolor lumbar es dolor y agarrotamiento en la parte inferior de la espalda.

Es una de las razones más comunes de ausentismo en el trabajo.

¿Cómo ocurre?

El dolor lumbar es causado en general cuando un ligamento o músculo que sostiene una vértebra en posición se distensiona.
Las vértebras son los huesos que componen la columna vertebral, por donde pasa la médula espinal.
Cuando estos músculos o ligamentos se debilitan, la columna pierde su estabilidad, causando dolor. Como de la médula espinal salen nervios que llegan a todas las partes del cuerpo, los problemas lumbares pueden causar dolor y debilidad en casi todas las partes del cuerpo.

Causas del Dolor Lumbar.

El dolor lumbar puede ser causado al levantar y transportar objetos pesados en el trabajo, si pasa mucho tiempo parado o sentado en la misma posición, o por agacharse.

Puede ser causado por una caída o un ejercicio particularmente intenso. También puede ser causado por la tensión y el estrés que también produce dolores de cabeza en algunas personas. También puede ser causado por estornudos o tos violenta.

Las personas con sobrepeso pueden tener dolor lumbar por la carga adicional en su espalda.

El dolor lumbar puede ocurrir cuando los músculos, articulaciones, huesos y tejidos conectivos de la espalda se inflaman debido a una infección o problema en el sistema inmune.

Los trastornos artríticos, y también ciertas afecciones congénitas y degenerativas, pueden causar dolor lumbar.

Si el dolor lumbar viene acompañado de pérdida de control de la vejiga o el intestino, dificultad para mover las piernas, o entumecimiento o cosquilleo en los brazos o piernas, puede ser una señal de lesión en la columna y los nervios, y tiene que obtener tratamiento médico de inmediato.

Sintomas del Dolor Lumbar

Los síntomas pueden ser:

  • Dolor en la espalda o las piernas.
  • Rigidez y limitación en los movimientos.

El dolor puede ser continuo u ocurrir sólo en ciertas posiciones.

Puede ser agravado por tos, estornudos, agacharse, retorcerse o hacer fuerza para ir al baño.

El dolor puede ocurrir en un solo lugar o se puede transmitir a otras áreas, con frecuencia a las nalgas o la parte trasera del muslo.

Una distensión lumbar en general no causa dolor más allá de la rodilla, como en la pantorrilla o el pie. El cosquilleo o entumecimiento de la pantorrilla o el pie pueden ser señal de una hernia de disco o nervio pinzado.

Vaya a ver a su profesional médico si:

  • Siente debilidad en una pierna, en particular si no puede levantar el pie, porque puede ser señal de daño nervioso.
  • Le aparecen problemas de intestino o vejiga al mismo tiempo que el dolor lumbar, porque pueden ser señal de una lesión severa en la médula espinal.
  • Tiene dolor que va empeorando a pesar del tratamiento.

Diagnostico del Dolor Lumbar

Su profesional médico le hará preguntas sobre su historia clínica y lo examinará. Es posible que le haga hacer una radiografía. En ciertos casos puede encargar un mielo grama, tomografía computarizada o estudio de resonancia magnética.

Tratamiento del Dolor Lumbar

El dolor lumbar se puede tratar de las siguientes maneras:

  • Cuando duerma o repose, recuéstese de costado con sus rodillas flexionadas. Puede ser útil colocar una almohada entre las rodillas.
  • Cuando se acueste de espaldas, coloque una almohada debajo de las rodillas.
  • Levante el pie de la cama 8 pulgadas para no dormir panza abajo, a menos que tenga otros problemas que le obliguen a mantener la cabeza elevada.

Para descansar su espalda, sostenga cada una estas posiciones por 5 minutos o más:

  • Acuéstese de espaldas, flexione las rodillas y coloque almohadas debajo de sus rodillas.
  • Acuéstese de espaldas, coloque una almohada debajo del cuello, doble las rodillas formando un ángulo de 90 grados y coloque sus pantorrillas y los pies sobre una silla.
  • Acuéstese de espaldas, flexione las rodillas, lleve una rodilla a su pecho y manténgala allí. Repita con la otra rodilla y después lleve ambas rodillas a su pecho. Para mantener la rodilla contra el pecho, tómese del muslo en vez de la parte inferior de la pierna para no flexionar su rodilla de más.

Además del tratamiento descrito anteriormente, tenga en cuenta estas sugerencias:

  • Use una almohadilla eléctrica en ajuste bajo (o una bolsa de agua caliente envuelta en una toalla para no quemarse) por 20 a 30 minutos. No deje que la almohadilla se caliente demasiado y no se duerma con la almohadilla encendida. Se puede llegar a quemar.
  • Colóquese un paquete de hielo envuelto en una toalla en la espalda por 20 minutos, una a cuatro veces por día. Ponga una alarma para evitar congelación por usar el paquete de hielo demasiado tiempo.
  • Cuando se acueste, coloque una almohada debajo de las rodillas.
  • Duerma sin una almohada en la cabeza.
  • Si tiene sobrepeso, pierda peso.
  • Practique buena postura. Párese con su cabeza erguida, los hombros derechos, el pecho hacia delante, el peso balanceado en ambos pies y las caderas hacia adentro.

La mejor manera de juzgar si está aumentando su nivel de actividad y ejercicios demasiado rápido es por el dolor. Si sólo tiene molestias leves, un po s de rigidez, sensibilidad y dolor moderado, puede continuar con sus actividades.

Ejercicios para el Dolor Lumbar (Dolor en la parte baja de la espalda)

Estiramiento erguido del muslo: Apoye el talón de una pierna sobre una silla o banco, de alrededor de 15 pulgadas (40 cm) de altura. Mantenga la rodilla estirada. Inclínese hacia adelante, doblando las caderas hasta que sienta un estirón moderado en la parte trasera el muslo. No incline los hombros hacia adelante ni doble la cintura al hacer el ejercicio porque si no va a estirar la parte baja de la espalda. Mantenga el músculo estirado durante 15 a 30 segundos. Repita 3 veces.
Repetir 3 veces con cada pierna.

Gato y camello: Apóyese sobre las manos y las rodillas. Relaje el estómago y deje que la espalda forme una curva hacia abajo. Mantenga esta posición durante 5 segundos. Después arquee la espalda y manténgala en esa posición por 5 segundos. Haga 3 series de 10 repeticiones cada una.

Levantamiento cuadrúpedo de brazo/pierna: Póngase de rodillas y manos sobre el piso. Endurezca los músculos abdominales para que la espina dorsal quede rígida. Mientras mantiene los músculos abdominales endurecidos, levante un brazo y la pierna opuesta, estirándolos en direcciones opuestas. Sostenga esta posición por 5 segundos. Baje el brazo y la pierna lentamente y repita con el otro lado. Repita 10 veces por lado.

Inclinación de la pelvis: Acuéstese de espaldas con las rodillas dobladas y la planta de los pies sobre el piso. Tensione los músculos abdominales y empuje la parte baja de la espalda hacia el piso. Mantenga esta posición durante 5 segundos, después relájese. Haga 3 series de 10 repeticiones cada una.

Flexión abdominal parcial: Acuéstese de espaldas con sus rodillas dobladas y la planta de los pies sobre el piso. Tensione los músculos del estómago y presione su espalda hacia el piso. Doble el cuello de manera que la quijada le quede sobre el pecho. Con las manos estiradas frente a usted, doble la parte superior del cuerpo hacia adelante hasta que los hombros se levanten del piso. Mantenga esta posición durante 3 segundos. No detenga la respiración. Expire el aire mientras va levantando los hombros. Relájese. Repita 10 veces. Haga 3 series de 10 repeticiones cada una. Para retarse, junte las manos detrás de la cabeza y mantenga los codos hacia afuera.

Estiramiento del glúteo: Acuéstese de espaldas con ambas rodillas flexionadas. Apoye el tobillo de una pierna sobre la rodilla de la pierna opuesta. Agárrese el muslo de la pierna inferior y tire, acercando la rodilla al pecho. Sentirá un estiramiento en los glúteos, posiblemente en la parte externa de la cadera de la pierna superior. Mantenga esta posición por 15 a 30 segundos. Repita 3 veces.

Ejercicio de extensión: Acuéstese en el piso boca abajo por 5 minutos. Si eso le duele demasiado, acuéstese boca abajo con una almohada abajo del estómago. Eso le debe aliviar el dolor de pierna o de espalda. Cuando pueda acostarse 5 minutos en el piso sin una almohada, podrá continuar con el resto de este ejercicio.
Después de haber estado acostado boca abajo por 5 minutos, levántese sobre los codos por otros 5 minutos. Vuelva a acostarse plano por 1 minuto, después empuje hacia abajo con las manos y extienda los codos manteniendo las caderas planas en el piso. Mantenga un segundo y bájese al piso. Repita 10 veces. Haga este ejercicio completo 4 veces. Descanse 2 minutos entre cada ejercicio completo. No debe sentir dolor en las piernas al hacer esto, pero es normal que sienta dolor en la parte baja de la espalda. Haga esto varias veces por día.

Tabla lateral: acuéstese de costado, con sus piernas, caderas y hombros formando una línea recta. Levante el cuerpo apoyándose en su antebrazo, de manera que el codo quede directamente debajo del hombro. Levante las caderas del piso y mantenga el equilibrio entre su antebrazo y la parte externa del pie. Trate de sostener esta posición por 15 segundos y después baje lentamente la cadera hasta el piso. Cambie de costado y repita. Trate de mantener la cadera levantada cada vez por más tiempo, hasta llegar a 1 minuto o más. Para hacer este ejercicio sea más fácil, comience con sus rodillas y caderas flexionadas a un ángulo de 45 grados.

About Dr. Carlos Martinez

No Comments

Be the first to start a conversation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *